México Minero | Cobalto, metal clave para el desarrollo del auto eléctrico
17066
post-template-default,single,single-post,postid-17066,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-16.0.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Cobalto, metal clave para el desarrollo del auto eléctrico

Cobalto, metal clave para el desarrollo del auto eléctrico

En el mercado de los autos eléctricos, el cobalto es clave para el desarrollo de sus baterías. Su importancia ha crecido a pasos agigantados desde que se emplea en la fabricación de baterías de ion de litio, un componente fundamental de muchos de los dispositivos que usamos en nuestro día a día, desde el teléfono inteligente hasta computadoras de última generación, pasando por los vehículos eléctricos. 

En el pasado, el abastecimiento de cobalto dependía de los mercados de cobre y níquel, que eran metales más valiosos y que típicamente se extraen junto al cobalto.

Pero con el aumento en los precios del cobalto y las proyecciones de su consumo -que indican un aumento de entre 8 y 10% al año- su estatus como producto secundario ha comenzado a cambiar, afirma George Heppel, analista senior de la firma consultora CRU Group en Londres.

Después de que se extrae la mena que contiene cobalto, ésta es refinada y convertida en metal, en mezclas o concentrados químicos para uso en productos como motores de avión, drones y baterías.

China es el principal productor del mundo de cobalto refinado. En febrero, Estados Unidos incluyó al cobalto en la lista de 35 minerales considerados cruciales para la economía.

En ese sentido, el aumento en el precio del cobalto está empujando a las compañías de desarrollo de tecnologías a encontrar formas de reducir su dependencia en el mineral.

Gerbrand Ceder profesor de ciencia e ingeniería de materiales en la Universidad de California, Berkeley, está realizando investigaciones sobre formas de crear baterías estables que no necesiten cantidades grandes de cobalto.

Sin embargo, dice que desplegar esa tecnología a escala, especialmente en autos, todavía está a entre cinco y 10 años de distancia.

“Creo que durante algún tiempo en el futuro se seguirá utilizando bastante cobalto”, expresa.

Fuente: www.bbc.com