México Minero | Minerales en la Luna
17547
post-template-default,single,single-post,postid-17547,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-16.0.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Minerales en la Luna

Minerales en la Luna

El astrofotógrafo Andrew McCarthy, trabajó para poder mostrar las diferentes tonalidades que tiene la Luna gracias a los minerales que la componen.

La superficie de la Luna tiene un polvo fino llamado regolito, esto es lo que le da a la Luna ese color gris característico, creado por el incesante bombardeo de micrometeoritos que rompieron las rocas lunares en pedazos muy pequeños. 

Al estudiar estas muestras, los científicos descubrieron que el regolito lunar tiene como componentes una quinta parte de metales y una quinta parte de silicio, el resto es mayormente oxígeno. 



La composición química del regolito varía de acuerdo a su locación; el regolito en las tierras altas, como sus rocas, es rico en aluminio. El regolito en los mares es rico en hierro y magnesio, como las rocas basálticas. 

El silicio en el regolito puede utilizarse para crear celdas solares. La NASA siempre busca nuevas maneras de extraer el oxígeno de la superficie de la Luna. 



El oxígeno en forma de gas puede sustentar una base humana en la Luna como también vehículos diseñados para aterrizar y despegar de la Luna. 

Luego de juntar 150 mil imágenes de la luna, McCarthy consiguió mostrar una una imagen de la luna donde se perciben tonalidades naranjas, azules, púrpuras, verdes y hasta amarillas. Esto se debe a las cantidades de diferentes minerales que se encuentran en la superficie con los telescopios comunes.

El azul denota una alta concentración de titanio, y los naranjas representan bajo contenido de titanio en el basalto”, comentó el autor del trabajo fotográfico.

La imagen de Mccarthy consta principalmente de una combinación de tomas realizadas por dos cámaras, una ZWO ASI224MC y una Sony a7 II, además de un telescopio Orion XT10 y un trípode motorizado Skywatcher EQ6-R Pro. Una cámara se encargó de capturar el color, las estrellas y la bruma atmosférica, mientras que la otra tomó los detalles de la superficie y las texturas de la Luna.

Fuente: www.xataka.com