México Minero | Disminuye inversión en exploración minera en México
17834
post-template-default,single,single-post,postid-17834,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-16.0.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Disminuye inversión en exploración minera en México

Disminuye inversión en exploración minera en México

La industria minera no pasa por su mejor momento en exploración, y aunado a ello, diversos factores han mermado las inversiones, como es el caso del bloqueo a la minera Peñasquito en Zacatecas, el freno a un proyecto minero en Puebla o incluso, el bloqueo de un grupo de activistas en otro proyecto minero en Chihuahua.

Todo en conjunto ha provocado que en los últimos seis años se vea disminuido su crecimiento; no obstante, sigue siendo un pilar estratégico de crecimiento y bienestar social para el país.

Cabe señalar que el riesgo de desarrollo en la minería se concentra en las etapas de exploración y decrece conforme se avanza a la etapa de operación. Ahora bien, alrededor de 25% del territorio mexicano ha sido explorado a detalle, por lo que existe gran oportunidad para el desarrollo de nuevos proyectos. México es líder en la producción de plata y, año con año, coloca de 12 a 19 minerales dentro de los 10 primeros lugares a nivel global.

 “La caída en la exploración minera nunca es una buena noticia, porque gracias a la exploración hay futuro minero; sin la exploración no puedes hacer crecer tus reservas y no puedes tener proyectos nuevos”, dijo Armando Ortega, presidente de la Cámara de Comercio de Canadá en México.

En 2018 México captó 383 millones de dólares en exploración minera en 2018, lo que representó una baja interanual de 37.4% y su nivel más débil en los últimos 12 años, de acuerdo con datos de la Cámara Minera de México (Camimex).

Cabe recordar que la semana pasada, Sarah Maryssael, gerente mundial de Suministro de Metales para Baterías de Tesla, dijo que la compañía espera una escasez de minerales claves (como níquel y cobre) para los autos eléctricos en un futuro cercano, esto debido precisamente a una inversión insuficiente en el sector minero.

Fuente: www.eleconomista.com.mx