México Minero | Meteoritos “primitivos” podrían explicar el origen del Sistema Solar
18261
post-template-default,single,single-post,postid-18261,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-16.0.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Meteoritos “primitivos” podrían explicar el origen del Sistema Solar

Meteoritos “primitivos” podrían explicar el origen del Sistema Solar

Unos meteoritos “primitivos” encontrados en el desierto de Atacama, entre Antofagasta y Taltal en el norte de Chile, podrían aportar información clave para entender procesos como el nacimiento del Sistema Solar o el origen de la vida en la Tierra.

La geóloga e investigadora chilena de la Universidad Católica del Norte (UCN), Millarca Valenzuela, comenta que es el tipo de meteorito más primitivo de los que se conoce, ya que contiene los primeros materiales sólidos condensados, cuando se estaba formando el Sistema Solar, y que porta la evidencia más antigua de los primeros estadios de formación de los planetas.

La Dra. Valenzuela explicó que la nebulosa, al colapsar producto de la gravedad, en su centro generó a nuestro Sol, mientras que en otros sectores del disco protoplanetario dio origen a los planetas, donde sus constituyentes básicos corresponden a estos primeros minerales condensados, hace 4.560 millones de años, lo que los sitúa como los más antiguos del Sistema Solar. Es precisamente sobre ese periodo sobre el cual los meteoritos carbonáceos guardarían valiosa información en su estructura.

Este tipo de rocas, corresponden al 3% de todos los meteoritos registrados en colecciones existentes en el planeta. La investigadora indica que las rocas extraterrestres, conocidas como condritos carbonáceos, contienen inclusiones de minerales que contienen calcio y aluminio (y que se conocen como inclusiones calco-alumínicas o CAI’s) y cóndrulos. también tienen algunos materiales que incluyen materia orgánica básica, como aminoácidos y minerales con agua en su estructura, los cuales se fueron condensando desde la nebulosa que originó nuestro Sistema Solar, compuesto inicialmente por gas y polvo.