México Minero | Rodio
17194
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-17194,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-16.0.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Rodio

Número atómico:45

Símbolo: Rh

Introducción

Rodio, el metal más caro y codiciado en todo el mundo

Fue descubierto por primera vez por William Hyde Wollaston en 1804 y el nombre se deriva de la palabra griega “rhodon”, que significa “rosáceo”.

El Rodio es mucho más caro que el oro y la plata. El rodio es de gran valor para diversas industrias, no hay minas de rodio sino que se extrae junto con el platino o el níquel, es uno de los metales más raros.

El rodio es un subproducto del platino, y junto con el oro y la plata, mueven el mercado financiero.

El futuro del rodio es incierto ya que el precio del platino disminuyó y con ello también su producción, lo que provocará que el rodio sea más escaso y por ende sea más codiciado, por lo que sus precios podrían alcanzar niveles récords en el mercado.

Características

El rodio es un metal dúctil de color blanco plateado. No se disuelve fácilmente en ácidos, aunque finamente dividido sí lo hace en agua regia, y también en ácido sulfúrico concentrado y caliente. El rodio tiene un punto de fusión mayor que el del platino y una densidad menor.

Es químicamente inerte, conductor de calor y electricidad; es de alta resistencia, reflectante y además, reduce las emisiones de gases contaminantes.

Usos

Gracias a sus propiedades únicas, el rodio es utilizado con frecuencia por la industria automotriz, ya que puede lograr disminuir las emisiones tóxicas (dióxido de carbono) en los autos, además de ser poco corrosivo y un excelente conductor de electricidad.

Se emplea en el galvanizado del oro blanco evitando su desgaste y rayaduras, actúa como catalizador para la hidrogenación, se aplica para contactos eléctricos, en espejos y reflectores.

Actualmente, el Rodio ha sufrido una inestabilidad muy marcada, al grado de que grandes compañías en todo el mundo (sobre todo en China, comprador número uno) no quieran invertir en él a pesar de ser una clara solución a muchos de los problemas ambientales.